top of page

El reencuentro más improbable del rock ha sucedido



El mundo del rock está repleto de anécdotas, leyendas e historias. Pero también de tragedias históricas que cambiaron el rumbo de bandas y géneros.
 

En diciembre de 1984, Hanoi Rocks se encontraban realizando su primera gira por Estados Unidos tras editar el insuperable ‘Two Steps From The Move’.


Debido a una torcedura de tobillo del vocalista Michael Monroe, la banda tuvo que prescindir de algunos conciertos mientras se recuperaba. En esos días, el vocalista de Mötley Crüe, Vince Neil, invitó a la banda a su casa de Redondo Beach, en California.


El 8 de diciembre de 1984, los miembros de Hanoi Rocks y Mötley Crüe estaban de fiesta en casa de Vince cuando se dieron cuenta de que no quedaba cerveza. Vince y el batería de Hanoi Rocks, Razzle -de nombre real Nicholas Charles Dingley– se fueron a una tienda cercana a buscar alcohol. Ambos estaban borrachos como cubas y cogieron el De Tomaso Pantera de Vince para desplazarse. Vince conducía.



Una tragedia

En el trayecto de vuelta, el Pantera chocó contra ocho vehículo. La colisión fue tan salvaje que Razzle murió en el acto, sin que los médicos pudiesen hacer nada por su vida. Los ocupantes del otro vehículo sufrieron graves lesiones, algunas de ellas cerebrales a causa del impacto.


Durante el proceso judicial posterior, Vince Neil fue condenado por homicidio y por conducir bajo los efectos del alcohol. La audiencia superior del condado de Los Angeles, sentenció a Vince a pasar 30 días en la cárcel y cinco años de libertad condicional.


Finalmente, Vince solo pasaría 19 días por la cárcel tras emitir un cheque por valor de 2,5 millones de dólares como indemnización a las víctimas del accidente. Si bien Vince ha expresado arrepentimiento años después, en su momento se escapó de una sentencia más grave. “Debería haber ido a la carcel, pero solo me condenaron a 30 días y follé y bebí cerveza porque ese es el poder del dinero. Eso no está bien”.


Hanoi Rocks, por su parte, contrataron a Terry Chimes de The Clash para finalizar algunas fechas europeas pero se disolvieron poco después tras el shock recibido por la muerte de Razzle, que tan solo tenía 24 años. Michael Monroe nunca perdonaría a Vince Neil por la muerte de su batería. Mötley Crüe incluso tuvieron el mal gusto de editar una caja recopilatoria con el título “Music To Crash Your Car To” (“Música con la que estampar tu coche”), lo cuál no ayudó a sanear la relación y pasar página.


Un reencuentro y un poco de paz

Pero gracias a la magia de los festivales de verano, este pasado sábado se encontraron en Finlandia los chicos de Mötley Crüe, que actuaran en el festival finés Rock Fest y Michael Monroe, que también estaba en el cartel del mismo festival.



6 visualizaciones0 comentarios

Comments


  • X
  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube
bottom of page