top of page

"Mi despido de Scorpions me agarró desprevenido": Comenta el baterista James Kottak


El antiguo batería de la formación alemana ha hablado de cómo fue su salida de la banda y de lo que sintió cuando se produjo aquel momento.
 

El ex-batería de Scorpions ha hablado con los compañeros de The Metal Voice acerca de su salida de la banda y de la última confesión de Mikkey Dee sobre que ya había ensayado con el grupo en 2016 mientras él todavía era parte de la formación.


El «sorprendente» despido James Kottak de Scorpions

James Kottak se ha vuelto en protagonista en los últimos días tras las palabras de quien se convirtió en su sustituto en Scorpions y ha decidido pronunciarse.



El batería ha explicado que no era consciente de que Mikkey Dee estaba a la espera de su despido para entrar y que al menos Scorpions ha hecho bien ya que

«si van a reemplazarme, coger a alguien realmente bueno»

como es el caso de Dee.


«Mikkey es un gran batería. Le conocí cuando empezó con Don Dokken. Un gran tipo. Le he visto tocar con King Diamond a lo largo de los años en los que hemos coincidido. Estaba en la isla Antigua (en el centro de rehabilitación de drogas y alcohol Eric Clapton’s Crossroads) y hablaba con los chicos una vez a la
semana o así. Pero nunca tuve ninguna indicación de que nada fuera a cambiar.
Y también porque ese año solo teníamos unos cuantos conciertos para todo el año Unos 10 shows o así. Tuvieron a un muchacho de Grecia para unirse un par de fechas y me dijeron: ‘Tío, tienes que estar ahí (rehabilitándote). Estate todo lo que quieras’, a lo que dije ‘vale’, y así lo hice. Todo parecía guay, y entonces volví a casa en Los Angeles en julio y no habíamos hablado de separar caminos hasta noviembre o así. Estaba muy sorprendido sobre ello.
Pero son tipos inteligentes. Tienen un negocio que llevar, y como dirían, están en sus años de ocaso, así que para hablar no querían tener que tomar partido en ningún problema. No les culpo. Son inteligentes y lo han sido mucho tiempo. Dolió, desde luego, fue una verdadera sorpresa y me pilló desprevenido. Creo que estuvimos al teléfono ese día unas dos horas y media con idas y venidas. Pero fueron buenos conmigo, ey por eso cuando la gente me pregunta si estoy jodido respondo que no tengo por qué y que es lo que hay».


12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page