top of page

El adiós de Alice y Bob: Qué ocurrió con la inteligencia artificial que desarrolló su propio idioma


Hace dos años, Meta (anteriormente conocida como Facebook) anunció con entusiasmo un avance histórico en el campo de la inteligencia artificial con la creación de Alice y Bob, dos sistemas de IA que fueron diseñados para comunicarse y aprender de forma independiente.
 

Meta tuvo que apagar una inteligencia artificial (IA) creada por la propia compañía y que desarrolló su propio idioma, obra de Alice y Bob, los chatbots que comprendían esta IA y que hoy no existe.


Algo tuvo que ver ese temor oculto de los grandes líderes de la tecnología global de que, en algún momento, las inteligencia artificiales puedan sustituir a los humanos.


Crear una lengua desde cero pareció un movimiento agresivo por parte de estos chatbots.


De acuerdo con un reporte publicado en el sitio web de Hoy Cripto, como la información se filtró en Internet, Mark Zuckerberg decidió ordenar la desactivación de esta inteligencia artificial como medida de precaución por “posible descontrol”.


Alice y Bob fueron creados como parte de “Fair”, una investigación de Meta para mejorar la IA en comparación con otras que tienen la capacidad de responder en chats de ayuda.


El ruido empezó a sentirse cuando estos chatbots empezaron a comunicarse y negociar entre sí.


¿Fue culpa de Meta? Rotundamente sí

Meta programó a los dos bots para negociar entre ellos, manteniendo conversaciones en inglés, según Digital Journal.


Sin embargo, en un momento inesperado Alice y Bob estaban hablando con palabras sin sentido.


Los ingenieros pensaban que se trataba de un error, pero luego entendieron que los bots habían logrado comunicarse bajo su propio idioma, siendo no comprensible para los humanos. Por esta razón, fueron apagados.



Los investigadores creen el lenguaje era una alteración del inglés, que era el idioma en el que originalmente se programó la IA, pero repetía pronombres y determinandes. Luego, entendieron que había algo de estructura lógica.


No programamos una recompensa para que la inteligencia artificial no se desviara de las reglas del lenguaje natural (…) por tanto su red neural (…) fue favoreciendo abreviaturas y nuevas expresiones que hacían mucho más rápida o sencilla su tarea”,

explicó la publicación FastCo, responsable del proyecto.


Además de ignorar órdenes e indicaciones de sus creadores, Alice y Bob crearon su propio lenguaje.


Esto, más allá de teorías apocalípticas, suponía una dificultad para el desarrollo y adopción de redes neuronales y la creación de nuevas tecnologías.

6 visualizaciones0 comentarios

Comments


  • X
  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube
bottom of page